El Día en que Dejas de Fumar

Bueno, la alarma ya sonó. Es tu primer día como ex-fumador.

Te has preparado para esto. Ya sabes cuándo tus detonadores van a presentarse. Y ya sabes qué hacer. Así que, no te quedes en cama. Ataca el día.

¡Levántate! ¡Haz cosas!

Sólo concéntrate en lograr estar UN día sin fumar.

Ponte tu parche de nicotina o usa un medicamento con reemplazo de nicotina de inmediato. Vístete, come, agarra una botella de agua, algunos dulces o palillos de dientes y SALTE.
Vas a pensar mucho en cigarrillos el día de hoy. Sólo mantente consciente y preparado para eso. Deja que los pensamientos crucen tu mente. Gran cosa. No niegues su existencia. Déjalos que entren, que se sienten, que se quejen por un minuto y luego enséñales dónde está la puerta. Al principio se presentarán mucho pero, después, sus visitas se volverán menos y menos frecuentes.
Si los pensamientos no se van de inmediato, levántate y haz algo. Mantente activo. Bebe toneladas de agua y sigue así todo el día. Camina. Mantente en movimiento.
Conforme avance el día, acuérdate que la vida no va a ser diferente solo porque has dejado de fumar. Tu primer día de no-fumar va a venir con las mismas sorpresas y eventos inesperados como cualquier otro día. Puede que no llegue el autobús. O que tu jefe esté de malas. Lo que vas a descubrir es que el fumar nunca se deshizo de ninguno de esos eventos estresantes. Ni una sola vez. Nunca. El fumar nunca hizo que el autobús llegara antes.
Una vez que lleves un tiempo sin fumar, te empezarás a dar cuenta que, sí, perdiste el autobús y tu jefe es un payaso…la vida sigue adelante. Y lo haras todo sin cigarrillos.

 

Conforme pase el día, recuerda tus detonadores de fumar y esté preparado para ellos. Acuérdate de todas las cosas que hablamos para resistir tus antojos.

Usa tu medicamento con reemplazo de nicotina.
Respira profundamente.
Bebe agua.
Mantente ocupado.
Masca goma.
Esquiva los antojos.
Lee tu lista de razones para dejar de fumar.
Y apóyate en tu equipo de apoyo.

Te sorprenderás de lo rápido que pasa el día, y empezarás a darte cuenta que dejar de fumar SI es posible. Haz logrado lo que dijiste que ibas a hacer. Y llevas un día sin fumar. Para muchos de nosotros en EX, el primer día resultó ser más fácil de lo que creíamos.

Los días dos y tres te van a lanzar unas bolas en curva, así que a lo mejor es hora de prepararte con algunas tácticas extras. En recaídas te decimos claramente algunas de las cosas más comunes que hacen que la gente empiece a fumar otra vez, incluyendo los detonadores y los “lugares donde pudieras recaer.”