Justo Antes de que Dejes de Fumar

El primer paso para olvidar un viejo amor es deshacerse de todo lo que nos recuerda “cómo éramos."

Así que es tiempo de revisar tu casa, tu carro y tu oficina y tira todo lo que tenga que ver con fumar.

Deshazte de todo lo que sea fácil de encontrar como ceniceros y encendedores pero también haz cosas como lavar el interior de tu carro para eliminar el olor a cigarrillo. Y mientras estás en tu carro, ¿por qué no te deshaces del encendedor del tablero y el cenicero y los pones por ahí en una alacena?
Si tienes una silla donde te encantaba sentarte a fumar, deshazte de ella también. Mira alrededor de tu vida, y te darás cuenta de que hay muchísimas cosas que te recordarán a tu viejo amor. Muévelas, escóndelas o deshazte de ellas.

Echa toda tu ropa a la lavadora. Hay un olor en las prendas de los fumadores, uno que no extrañarás una vez que hayas dejado de fumar.

Tal vez deberías visitar a tu dentista. Poco a poco, tus dientes se han ido amarillentado mucho por fumar. Una buena limpieza puede levantar tu auto-estima inmediatamente, y te puede dar otra razón para mantenerte sin fumar.

Es hora de abastecerte para el día en que dejes de fumar.

  • Ten listos tus reemplazos de nicotina u otros medicamentos para dejar de fumar. Y recuerda algunos de esos medicamentos sin nicotina requieren que empieces a tomarlos al menos dos semanas antes de la fecha en que dejes de fumar.
  • Mantén una botella que puedas llenar de agua cada vez que la necesites. Ayuda a tomar un traguito limpiador más fácilmente. También ayuda a que puedas mantener el estómago lleno. El estómago vacío a veces puede hacer que te den antojos. Te recomendamos que cargues una botella de agua contigo durante casi toda la primera semana después de que hayas dejado de fumar.
  • Compra cosas que puedas masticar: palitos de zanahoria, apio, palillos de dientes, varitas de canela, dulce sin azúcar, goma sin azúcar. Llena el refrigerador de tentempiés saludables y distribuye el dulce por toda tu casa, en el carro y en el trabajo. Mantén todo a la mano como lo hacías con los cigarrillos — en tu bolsillo sería lo mejor.
  • Consigue algo que hacer con tus manos. Consíguete un juguete que puedas exprimir o una pelota de mano.
  • Haz una lista de tus “Razones por las que Quiero Dejar de Fumar.” Pega copias por toda la casa, el carro y la oficina.
  • Revisa todo una vez más para asegurarte de que no hayas dejado un paquete de cigarrillos olvidado por ahí en el compartimento de guantes o en el bolsillo de ese abrigo viejo.
  • Descarga el Plan EX mobile. Es una manera fácil de tener aceso al Plan EX cuando estás de viaje.

Todo esto es importante. Recuerda, mientras más cosas hagas para dejar de fumar, mejor preparado estarás el día en que dejas de fumar.